PIRATERÍA Y CIRCULACIÓN DE LA CULTURA

PIRATERÍA Y CIRCULACIÓN DE LA CULTURA

ANÁLISIS DEL DISCURSO EN TORNO A LA PIRATERÍA

 “Los bits a diferencia de los átomos no son retenidos por la aduanas” Nicholas Negroponte

03 de octubre de 2013.Reflexion de Sarusi Bahena:

La piratería como práctica social, responde a una demanda cultural, que normalmente está asociada a una industria cultural y sus políticas. Y evidentemente a una economía de la información y entretenimiento masivo.

Como se ha explicado en el análisis de Jorge Gemmetto y en las investigaciones de Joe Karaganis. La piratería si bien posee una dificultad para caracterizarse, no es sinónimo de plagio[1] y falsificación[2] .

La piratería no viola el copyright “por el contrario, no existe intención de atribuirse fraudulentamente la autoría (…) simplemente se trata de copias donde el reconocimiento de la autoría incluso es importante para favorecer las ventas o la compartición”[3].

En estos análisis se valora que la piratería es consecuencia de tres causas:

-        La alta demanda cultural

-        Los bajos ingresos económicos (laborales, profesionales, etc.)

-        La “masiva” oferta y demanda de la tecnológica (la cual la hace ser más barata)

 

Elegí la siguiente frase para analizar:

“ Cada vez que un consumidor accede a una copia ilegal, la industria está perdiendo una venta”

Esta frase me da a entender que las estrategias de venta de las industrias culturales ya no son tan eficientes frente a las estrategias de la piratería (redistribución del ingreso y socialización (masificación) de los bienes culturales). Y, entre esas búsquedas de eficiencia, algunas empresas y/o industrias culturales han tenido que cambiar la forma en la que ofrecen sus productos a los consumidores. El claro ejemplo es esta noticia: “La piratería, una poderosa herramienta para Netflix”. http://www.ticbeat.com/tecnologias/la-pirateria-una-poderosa-herramienta-para-netflix/

La noticia explica en pocas palabras que las bases de datos, de los usuarios que consumen contenidos audiovisuales en los diferentes sitios de Internet que se distribuyen sin el consentimiento de los autores, son analizadas y estudiadas por el servidor Netflix, empresa online estadounidense de películas y series.

Estos análisis ayudan a Netflix en saber que series comprar para anexarlas a su catálogo de renta. La piratería, es utilizada por Netflix como estrategia de marketing y posibilidad de expansión en los mercados de ingresos bajos y medios. Aquí ya no se busca eliminar la piratería, más bien se utilizan sus estrategias de oferta, precio y accesibilidad.

No me extraña que poco a poco las industrias culturales adopten el modelo de negocios de la piratería. Era de esperarse…Si bien no le conviene a las industrias culturales tener como únicos consumidores a los más grandes piratas, que paradójicamente son los que más les consumen. La estrategia es ahora, ofertar precios y mayores accesos a los bienes culturales, para que se masifique el consumo y efectivamente nos incorporemos consumidores de clase media y baja.

Pero…¿Qué consumimos? Y en algunos de los casos… ¿Qué producimos?

¿Qué se nos oferta y/o ofertamos como cultura y bienes culturales?

Bien, ya sabemos que el consumo masivo de una cultura de masas es la estrategia fáctica perfecta para ofertar discursos políticos y económicos muy bien entendidos y masticados. El entretenimiento, el espectáculo y el simulacro, son los perfectos anzuelos de una cultura de masas.


[1] Plagio: Consiste en copiar obras o partes de obras ajenas, atribuyéndose la autoría.

[2] Falsificación: Es hacer pasar por “original” un producto que no lo es.

[3] GEMETTO, Jorge, Piratería y circulación de cultura, 2013. http://www.articaonline.com/2013/09/pirateria-y-circulacion-de-cultura-encirc13/

Fecha de consulta: 02 de octubre de 2013.